domingo, 13 de mayo de 2018

LA MIRADA DE AQUILES







LA MIRADA DE AQUILES

Mientras se acerca a Troya,
Aquiles, va observando con los ojos de Homero
el fragor de la guerra,
el honor del soldado curtido en mil victorias,
los colores rojizos que tiñen la venganza
de quienes fueron humillados,
y el alma de un valiente.
No tiene miedo del escarnio,
ni de las hojas afiladas
que levantan sus enemigos
para cortar el aire en su garganta.
Como dijo el poeta,
ha de huir del exilio del silencio,
morir en cada lance
para vivir eternamente,
vencer a sus demonios para llenar la tierra
con los frutos de su victoria.
Debe elevar su voz tanto como su espada,
enfrentarse a la muerte en la noche infinita,
sin temor al olvido y sin remordimientos.
Recuerda que no existe más certeza
que la que engulle al último suspiro.
Y piensa en el color de la mirada
que le ofreció la luz de la miel a su cielo,
la inquietud de los ojos de la joven
por los que ahora mira al horizonte
para unir la distancia en un abrazo.


(Otra realidad)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)