domingo, 3 de junio de 2018

INEXPLICABLE







INEXPLICABLE

Ella duerme en mi lecho de sintagmas
con la dulzura de su nombre
acariciando los sentidos.
Respira los efluvios de mis besos,
los jirones del fuego pasional
que acaba de arrasar, con su materia,
toda la soledad del mundo.
Busco el procedimiento más perenne
para guardar los signos
que mejor definan los rasgos
de este momento irrepetible.
Compongo el fotograma
del marco que acota la imagen,
y pido a la memoria
de una cámara digital
que sea tan perpetua
como los petroglifos del desierto de Nazca.
Quisiera pintar con sus formas
un cuadro impresionista
en la bóveda del cielo
o escribir su belleza
en la lengua matriz de todos los idiomas.
Pero no hay palabras adecuadas
para describir lo inefable.



(SECRETOS DE AMANTES)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)

viernes, 1 de junio de 2018

CUESTIÓN DE MAGIA








CUESTIÓN DE MAGIA

Alcanzas las fronteras de los cuerpos que flotan
en estado de plenitud.
Mientras sonríes satisfecha,
refulge en mi interior
el brillo inmaculado de la magia
que atesora Merlín en sus instintos.
Dices ser una bruja que vuela entre los astros
y pronuncias el conjuro del éxtasis,
el mensaje del cosmos
que, circunscrito al timbre
de tu azulada voz,
reconstruye la efigie de la felicidad.
Me conviertes en prisionero
del flujo pasional de esa sonrisa
que deja sobre el aire
las claves más ocultas
del poder ancestral de los deseos.
Y me retas de nuevo.
Tendré que usar mis mágicos recursos
para transformar tus hechizos
en estados de mutua ingravidez.
Probamos nuestras fuerzas en las nubes
sin que ninguno de los dos
descubra los secretos de su magia.



(SECRETOS DE AMANTES)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)

jueves, 31 de mayo de 2018

AIRES DEL SUR (TERCERA TANDA) De Jesús Cánovas Martínez








AIRES DEL SUR (TERCERA TANDA)
JESÚS CÁNOVAS MARTÍNEZ
RELATOS
EDITORIAL DIEGO MARÍN (2018)

Los libros son necesarios, tanto como el aire, el alimento que nutre nuestra anatomía o la satisfacción de las necesidades fisiológicas. La mayoría de los seres inteligentes, así lo entienden. Dentro de la biblioteca que cada uno debemos poseer, hay libros que son imprescindibles, aquellos que nos hacen pensar, que nos aportan conocimiento, que nos sugieren y que nos hacen disfrutar de la magia de las palabras. Aires del Sur (tercera tanda) de Jesús Cánovas Martínez, es uno de esos libros imprescindibles en cualquier biblioteca.
Los relatos de la serie Aires del Sur, ya son una obra sólida, coherente y significativa. La Tercera Tanda viene a poner sobre ella un plus de conocimiento y de creatividad. El autor incluye cuatro relatos largos, con visos de novelas cortas, donde lo cotidiano y lo extraordinario se conjugan en armonía para hacer aflorar historias en las que aparecen algunos de los personajes de las obras anteriores y otros nuevos, sin perder de vista la ironía y el desenfado con los que les da vida.
En el primer relato, De Amicitia, tres parejas cenan y pasan una velada veraniega con aparente intrascendencia. Se describe el entorno con maestría y los personajes con humor. El personaje principal se sumerge en un estado de somnolencia que le lleva a una disquisición en la que la filosofía y la crítica mordaz se hacen patentes contra los egocentrismos, los trepas literarios y la falta de escrúpulos. Se pone en valor el pensamiento cristiano del protagonista y hay referencias a Aristóteles, Nietzsche… Es de destacar el estereotipo de poeta que apunta y la visión del panorama poético de provincias, cuestión que realiza de forma contundente. También está presente la condición humana y es reseñable el homenaje que hace al poeta Leopoldo Hércules De Solás.
En el segundo relato, Vida, vemos al protagonista buceando en una librería de viejo y reflexionando sobre los libros, la propia obra y la fugacidad de la vida. Estos aspectos introducen un relato interesantísimo en el que se plantean multitud de aspectos sobre la vida y la muerte.
Una experiencia paranormal, es el tercero de los textos que comparten, en concordia, las páginas de este libro. Es una clase magistral de filosofía sobre el ser o no ser de un profesor con sus alumnos. Intentando captar la atención de los mismos, el relato desemboca en la narración de una experiencia paranormal que no tiene desperdicio para buenos lectores. De nuevo aparecen las ideas de Aristóteles, Platón, Nietzsche y otros padres del pensamiento, en una narración que supone un homenaje a los alumnos de instituto que han disfrutado de las clases del autor.
Merece especial consideración el relato Diálogo hacia el final de la filosofía, con el que se cierra el libro. Un escritor que cultiva el género de terror, cuya obra se encuentra inédita, solitario e independiente, convive con sus obsesiones y entabla un juego de espejos consigo mismo. Posteriormente, el autor introduce a un amigo del protagonista y a su mujer, y se encamina hacia un diálogo sobre el pensamiento, las ideas, la vida, la biblioteca, los mitos clásicos, el mundo. Una conversación que es interrumpida por la mujer del amigo y que terminará con un final sorprendente. En este relato se atisba un homenaje a Borges y a su relato La biblioteca de Babel
Jesús Cánovas Martínez ya nos tiene acostumbrados al dominio del vocabulario, a la excelencia de la expresión, a la ironía, al sarcasmo, en ocasiones, y a la profundidad de su pensamiento, ingredientes con los que crea páginas de gran belleza y de lectura enriquecedora. En Aires del Sur (tercera tanda), la profundidad de los contenidos y las reflexiones filosóficas sobre los grandes temas que preocupan al hombre, se exponen con exquisitos toques poéticos, yendo de lo cotidiano a lo paranormal, de lo hilarante a la meditación austera, de lo trivial a lo sublime.
La permanente presencia de los libros en el contenido de esta obra, es muy destacable. El autor nos dice: «La biblioteca no es infinita; la multiplican la soledad, los espejos, la ignorancia». Pero, esa biblioteca repleta de libros, que al final vuelan tras un ente creativo, es necesaria y vital para los humanos. Y en Aires del Sur (tercera tanda), la creatividad del autor se pone en valor a base de un enorme vigor narrativo, del que dimanan las emociones y se vislumbran las lecturas que atesora, y las experiencias vitales que lo matizan. La exquisitez literaria lo hace un texto que no debe faltar en nuestras bibliotecas.

RESEÑAS
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz ©

     

martes, 29 de mayo de 2018

EL CONSEJO DE SÓCRATES








EL CONSEJO DE SÓCRATES

Imagínate a un pájaro
que está aliviando su peso inservible
sobre una tumba con tu nombre.
Notas la gravedad de la inmundicia
cayendo a plomo sobre la piedra de tu lápida,
sientes que atraviesa la roca
como una gota de cicuta,
perfora tu garganta y te quema la lengua.
Percibes la misma fuerza con la que pronunciaste
tus ideas blasfemas o tus palabras nobles.
Te sorprende ese hallazgo tras la muerte,
y el sabor de la náusea que arrastra
hasta tu conciencia.
Te preguntas de qué ha servido vivir.
Comprendes, demasiado tarde,
que el conocimiento de ese prodigio
comienza en tu alma
al sentir que hay una parte de la realidad
que no se entiende nunca.
Procuras asumirlo
y aplicarlo al altar de tu ignorancia.
Hasta ese momento,
creías que ya no podrías ver
ni sentir nada tras la muerte,
pero notas la acción de la cicuta,
cómo se diluye en la tierra
después de haberte consumido,
y aprendes a admitir
que lo que afirmas con certeza
puede no ser la verdad.
Buscarás el sentido a tu presencia
en la profundidad del alma,
en la esencia de los conceptos,
en el mensaje que ofreces al mundo.
Pertréchate de un método eficiente
para explorar lo ignoto
y da tu tiempo por bien empleado
aunque jamás contemples
los frutos de tu búsqueda.


(Otra realidad)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)


lunes, 28 de mayo de 2018

LA ÉTICA ATENIENSE






LA ÉTICA ATENIENSE

Es tiempo de justicia en el alma cansada
que relee a los clásicos,
tiempo para la arena que busca su remanso
en el reloj de la ética ateniense.
La sombra de todos los males,
se diluye en la exigua luz del bien.
La oscuridad, que cubre tenazmente
los comportamientos humanos,
encuentra su cadalso
en las relaciones con la moral.
La virtud abre su sendero
en el débil espacio de un cerebro en vigía,
encuentra las razones
que merece la vida sosegada.
La luz de los poetas,
marca el ritmo de la felicidad
sobre los arrecifes de la palabra tiempo.
La verdad de la ética,
sobrevive a la muerte de los hombres
que descubrieron todos los caminos.
Aún esplende su llama en las conciencias.



(Otra realidad)
Todos los derecho reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)


domingo, 27 de mayo de 2018

LA BRUJA. FENÓMENOS PARANORMALES EN LORCA





LA BRUJA. FENÓMENOS PARANORMALES EN LORCA

Muchos dudan de la existencia de las brujas y, los habitantes de Lorca, no son una excepción. Son pocos los casos que han trascendido y han quedado registrados en los anales de la historia. Pero hay uno, del que hablaré más adelante, que está suficientemente documentado y que hoy, casi nadie conoce.    
Se asocia el término “bruja” a la mujer que es capaz de poner en acción un poder incomprensible para el resto de los mortales. A lo largo de los siglos, las “mujeres de poder”, han sido perseguidas y estigmatizadas por aquellos que querían imponer su “santa voluntad” al resto. La memoria colectiva siempre une a la brujería la maldad. Pero, desde la antigüedad, ritos ancestrales asociados a la naturaleza y a las fuerzas ocultas, han convivido con nosotros, para bien o para mal.
En 1700, una lorquina, cuyo nombre y apellidos figura en los registros de la Santa Inquisición de Almería, y que por prudencia, no desvelaré, fue llamada a la ciudad de Vélez Rubio para curar a una vecina, cuyo nombre era Juana, aquejada de males a los que no encontraban explicación. La mujer lorquina, que según dice el proceso, se ganaba la vida vendiendo verduras (sin especificar de qué tipo), comenzó su cura apretando con sus manos la cabeza de Juana y tirándole de los pelos mientras repetía estas palabras. Cito textualmente según consta en los archivos: “Jesús encontró a sus discípulos y les dijo que a dónde iban y le respondieron: ­­—a buscar teja y reolleja, cascos de calabaza para la cabeza de Juana— así sea. Como la barba de nuestro Señor fue tirada y arrojada de los judíos, así sea tirado y arrojado el mal de la cabeza de Juana. Muera, rayos y centellas por todas lanzadas y todo dolor y mal fuera de Juana, y viva Cristo, que así lo manda nuestro Señor Jesucristo”.
La lorquina siguió tirando con fuerza de los cabellos de Juana, que se retorcía sobre sí misma y gritaba. Poco después, los asistentes pudieron comprobar cómo se movían las paredes de la casa y, puertas y ventanas se agitaban mientras un gran estruendo los ensordecía. La paciente quedó adormilada y cuando recobró el sentido, ya no sentía dolor. Pero las gentes, asustadas, denunciaron los hechos a la Santa Inquisición. La lorquina fue apresada y sometida a un proceso, tras el cual fue sentenciada a cuatrocientos azotes en plaza pública.
Nada se sabe del posterior destino de la lorquina. Es de suponer que regresara a Lorca y que malviviera cerca de las faldas del castillo. Tampoco se sabe nada de sus descendientes. Es conocido que los poderes se transmiten de generación en generación. Por eso, ¿quién puede negar absolutamente que entre nosotros no viva una de sus descendientes? Observad cuidadosamente a vuestro alrededor y quizá la encontréis. Rezad para no despertar su ira. Que como dicen algunos: “haberlas, haylas”.

COMENTARIOS
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz ©
    

          

miércoles, 23 de mayo de 2018

IMITANDO A SAFO






IMITANDO A SAFO

Comemos las manzanas de la noche
como lo haría, sin lugar a dudas,
la dulzura de Safo,
poetisa que amó su vehemencia
y los placeres de la vida.
Con las lenguas, tocamos suavemente
el origen del punto más distante
al lugar donde nace la saliva
y toman su conciencia los sabores
de las frutas salvajes.
Nos colocamos bajo nuestra fiebre
y buceamos en un momento inasible.
Decoramos las nubes de este cielo,
creado a nuestra imagen,
con el líquido espeso del placer.
Tomamos como lema de la noche
que la dimensión del espacio
posee los volúmenes
de dos lenguas entrelazadas.
No nos importa hablar con nuestros cuerpos
del mismo pensamiento
y distintos matices:
nuestro lenguaje es cómplice.
No hay palabras con las que describir
la plenitud del éxtasis.
Tampoco nos importa repetirlo.


(SECRETOS DE AMANTES)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)