domingo, 27 de mayo de 2018

LA BRUJA. FENÓMENOS PARANORMALES EN LORCA





LA BRUJA. FENÓMENOS PARANORMALES EN LORCA

Muchos dudan de la existencia de las brujas y, los habitantes de Lorca, no son una excepción. Son pocos los casos que han trascendido y han quedado registrados en los anales de la historia. Pero hay uno, del que hablaré más adelante, que está suficientemente documentado y que hoy, casi nadie conoce.    
Se asocia el término “bruja” a la mujer que es capaz de poner en acción un poder incomprensible para el resto de los mortales. A lo largo de los siglos, las “mujeres de poder”, han sido perseguidas y estigmatizadas por aquellos que querían imponer su “santa voluntad” al resto. La memoria colectiva siempre une a la brujería la maldad. Pero, desde la antigüedad, ritos ancestrales asociados a la naturaleza y a las fuerzas ocultas, han convivido con nosotros, para bien o para mal.
En 1700, una lorquina, cuyo nombre y apellidos figura en los registros de la Santa Inquisición de Almería, y que por prudencia, no desvelaré, fue llamada a la ciudad de Vélez Rubio para curar a una vecina, cuyo nombre era Juana, aquejada de males a los que no encontraban explicación. La mujer lorquina, que según dice el proceso, se ganaba la vida vendiendo verduras (sin especificar de qué tipo), comenzó su cura apretando con sus manos la cabeza de Juana y tirándole de los pelos mientras repetía estas palabras. Cito textualmente según consta en los archivos: “Jesús encontró a sus discípulos y les dijo que a dónde iban y le respondieron: ­­—a buscar teja y reolleja, cascos de calabaza para la cabeza de Juana— así sea. Como la barba de nuestro Señor fue tirada y arrojada de los judíos, así sea tirado y arrojado el mal de la cabeza de Juana. Muera, rayos y centellas por todas lanzadas y todo dolor y mal fuera de Juana, y viva Cristo, que así lo manda nuestro Señor Jesucristo”.
La lorquina siguió tirando con fuerza de los cabellos de Juana, que se retorcía sobre sí misma y gritaba. Poco después, los asistentes pudieron comprobar cómo se movían las paredes de la casa y, puertas y ventanas se agitaban mientras un gran estruendo los ensordecía. La paciente quedó adormilada y cuando recobró el sentido, ya no sentía dolor. Pero las gentes, asustadas, denunciaron los hechos a la Santa Inquisición. La lorquina fue apresada y sometida a un proceso, tras el cual fue sentenciada a cuatrocientos azotes en plaza pública.
Nada se sabe del posterior destino de la lorquina. Es de suponer que regresara a Lorca y que malviviera cerca de las faldas del castillo. Tampoco se sabe nada de sus descendientes. Es conocido que los poderes se transmiten de generación en generación. Por eso, ¿quién puede negar absolutamente que entre nosotros no viva una de sus descendientes? Observad cuidadosamente a vuestro alrededor y quizá la encontréis. Rezad para no despertar su ira. Que como dicen algunos: “haberlas, haylas”.

COMENTARIOS
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz ©