domingo, 8 de abril de 2018

ROSTRO






ROSTRO

Hoy reconozco aquel rostro infantil
lleno de ingenuidad
que iba cada mañana al instituto
para aprender palabras con las que describirse,
aquellos ojos llenos de ilusión
que precisaban de otros ojos para quererse.
Hoy puedo comprender
la ansiedad de aquel niño
que leía en los libros las vidas de otros hombres
para poder amar la voz de los humildes,
las palabras tatuadas
en la piel oculta del corazón
que son huellas de las caricias
en la voz del poema.
Hoy puedo describir el rostro que se muestra
cuando discrepo a solas
con las imposiciones de la vida
y reconozco
a alguien que tal vez pueda disolver
las rocas del dolor
en la luz metafísica del agua.
Hoy siento que ya puedo
mirar al mar trenzando entre las olas
los pliegues de la herida
y convertir su retrato
en experiencia llena de esperanza
para quienes presientan la verdad
muy cerca de sus ojos.

(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)