domingo, 22 de abril de 2018

EL PUERTO DEL LEÓN




EL PUERTO DEL LEÓN

Un alba perezosa madura su color
en las costas del golfo de Egina
mientras despereza a la luz del mundo.
La humedad de la noche
construye su morada
en la madera de los barcos,
va dejando en las jarcias
señales de sal y de esfuerzo.
Las naves de la flota pasan por la bocana
con las velas henchidas
buscando los amarres del puerto del Pireo.
Sobre un promontorio de rocas
se eleva la figura de un león milenario
que observa a los hombres con su mirada pétrea.
La luz se difumina
en el puerto al que Temistocles
confirió su grandeza
para que fuese cuna de héroes
sobre las aguas del Egeo.
El alba se diluye entre las manos
de quienes convencieron a las olas
para que los dejasen ser sus dueños.
Hay una calma silente
en la materia del amanecer
que refleja en los elementos
su pacto de quietud.
Y sin embargo, más allá del cielo,
los dioses del Olimpo
conspiran sin descanso
con el destino de los hombres.


(Otra realidad)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)