miércoles, 7 de febrero de 2018

LA ALCUZA







LA ALCUZA


A veces me pregunto
de dónde viene
mi amor por lo sencillo.
Quizá provenga
de la necesidad,
aquella vil sustancia
que se gastaba lentamente
como el aceite de una alcuza.
Aquel líquido denso y oleoso,
producía milagros
en los cerrojos.
Gota a gota,
el regalo del árbol de la vida,
el néctar de los frutos más amargos,
hacía que lo inservible
tuviese un nuevo uso.
Hoy, igual que su aromática esencia,
el milagro se palpa en el espacio.
Las palabras que portan mis recuerdos
van rumbo a una sencilla lucidez,
como esas transparencias
que la vida regala
cuando ya no lo esperas.
Desvelan el milagro
que oculta lo complejo:
son el misterio de una identidad
que fluye con el líquido
ambarino de la inocencia.

(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)