sábado, 6 de octubre de 2018

LA MUSA DE VALMIKI








LA MUSA DE VALMIKI

Valmiki observa desde la ventana
los movimientos de una joven en el jardín,
el sublime cimbreo de sus brazos
en perfecta armonía con la luz,
la belleza que le motiva
para escribir el Ramayana
con los signos del sánscrito.

Imagina al dios Rama luchando por salvar
a su bella esposa Sita
de las garras del mal que la retiene.
Teme por la codicia del demonio
y por la perdición de su virtud.
Lucha contra sus miedos
sobre hojas de nenúfares
para vencer sus obsesiones.

Desea ser el héroe que derribe los muros
levantados por Rávana.
Cree poder dar forma a los ríos,
relieve a las montañas,
volumen a las nubes,
color a la pasión,
verosimilitud a todo lo imposible.

Pide a su musa ser parte de la naturaleza,
tener el don creativo
que solo poseen los dioses
para escribir el poema más hermoso.

De improviso, la joven bailarina
descubre la mirada posesiva
del poeta Valmiki,
retiene la luz de los cielos
en el volumen de una lágrima,
y se aleja del sueño para siempre.



(OTRA REALIDAD)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)