martes, 17 de julio de 2018

INQUIETUD





INQUIETUD

Tras cada despedida, durante unos minutos,
permanece en mi boca
el sabor del trigo maduro
que me dejan tus labios
hurgando en las neuronas
como elixir de vida y rumor de la noche.
La habitación recuerda todavía
la urgencia de dos cuerpos
al desnudarse a tientas
para olvidar al mundo
y fundirse en las sombras.
Las sábanas retienen los abrazos
y el aroma corpóreo
de nuestra última búsqueda insaciable
de las fronteras del infierno.
Pero el espacio clama por tu ausencia
buscando compensar el vacío que me dejas
con el volumen gris de la almohada,
igual que una metáfora del cuerpo.
El tiempo va dotando a los objetos
de una niebla invisible
que acuna la inquietud de echarte en falta.
Y transcurren las horas
sin que pueda notar el sabor dulce
del cereal que me alimenta.
Tan solo me consuela imaginar
que a ti te suceda lo mismo.



(SECRETOS DE AMANTES)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)