sábado, 2 de diciembre de 2017

JUEGOS DE CONSTRUCCIÓN






JUEGOS DE CONSTRUCCIÓN


Construir un carromato para que la fantasía
pudiese pasear por los campos de Lorca,
no fue tarea difícil.
Busqué y corté las cañas necesarias.
Luego les di la forma de dos ejes
y de cuatro barrotes.
Después me hice con varias láminas ovaladas
de chumbera silvestre
en las que recorté una base cuadrada,
cuatro círculos para que simulasen ruedas,
y como laterales: dos rectángulos.
Ensamblé con esmero cada parte
hasta que el carro puso sus huellas en la tierra.
Dentro del carro iba mi ilusión.
Mis manos lo movían con orgullo
sin poseer conciencia de la dificultad
que después supondría construir mi propia vida
con materiales simples.
Hace más de cincuenta años de aquello
y todavía tengo alma de creador.
Quizá hoy siga inventando juegos de construcción
con la materia de los sueños,
aunque ahora sea escepticismo
lo que viaja en mi carro por las sendas del aire.



(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)