lunes, 23 de enero de 2017

MANCHA DE TINTA





MANCHA DE TINTA


El bolígrafo estalla entre mis manos
en el momento exacto de iniciar la escritura.
La palabra basura se dispone
a calificar muchos de los hechos
que traen las noticias de la prensa.
Busco un lápiz que tenga una mina de nata
para endulzar el texto con la blanca inocencia
de quien solo pretende ser correcto.
Dudo por un instante. Quizá no sea yo
si cuento los paisajes de mi alma
apoyado en metáforas oscuras
y me olvido de cuanto está putrefacto.
Aunque la corrupción no es materia poética,
sí lo es la rebeldía de los hombres
ante lo que está mal y nos afecta.
No opino lo contrario
cuando me siento inerme ante las cosas
que complican mis planes de futuro.
Sé que no lograré cambiar el cosmos
prendiendo una cerilla,
pero mientras su luz sea belleza
quizá otros me acompañen hasta el cielo
con sus sacos de amianto.
Mientras tanto, mantengo la palabra
donde la soledad de cada hombre
cabalga sobre ritmos cotidianos
haciendo de este mundo una mancha de tinta
en la caligrafía del Dios del universo.



(OTRA REALIDAD)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)