lunes, 2 de mayo de 2016

LA PARTIDA





Dispongo un tablero de esperanzas
sobre el que voy sirviendo
cartas blancas y negras con el dorso marcado
para disputar contra mi destino
una partida a vida o muerte.
Sobre cada casilla deposito
algunas palabras que conozco.
Sigo buscando verbos, adjetivos,
construcciones aisladas que me ayuden
a comprender el alma escéptica de los conceptos,
las voces que la luz de la conciencia
acerca a la razón de mi ajetreada vida.
Recupero miradas al entorno
que me vio levantarme mal herido
para buscar mi propia salvación.
Soy una saeta contra el viento
que porta tres grabados:
un hombre humilde,
un gesto generoso,
el paisaje de un alma luchadora.
Pero nunca sabré el momento preciso
en que esa partida
será aplazada eternamente.



(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)