miércoles, 25 de mayo de 2016

JUEGO DE ESPEJOS







Cierro los ojos: veo un niño agazapado
detrás de una ventana
que mira hacia un corral cercado con espinos.
Está muy atento al juego de las aves.
Los gorriones saltan de rama en rama
entre la sombra de los jinjoleros,
bajan al suelo en busca de nutrientes,
picotean la tierra y las tinajas rotas.
Las aves le observan con ternura.
Abro los ojos:
es la imagen de un niño solitario,
un pobre maltratado por la suerte
que proyecta el futuro de sus sueños
sobre las alas de los pájaros.
Entorno la mirada:
el pasado y el presente se solapan
como un juego de espejos
entre realidad y poesía.
La ternura es ahora voz de otra ave,
en tan solo un momento
toda una vida les separa.
Hoy el niño tiene alas de pájaro,
sus miradas son versos de aire
que surcan el ciberespacio
sobre vidrios de bytes.



(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)