lunes, 28 de agosto de 2017

LA AVENTURA DE ÍCARO







LA AVENTURA DE ÍCARO

Ícaro alzó el vuelo mientras se preguntaba
en qué viejo paraje del espacio
residían los años de aventura,
los anagramas libres de la palabra tiempo
y la verdad de la existencia.
Desde el aire buscó
en qué esquina del cielo
se celebraban cultos a la vida soñada.
Voló tan alto como pudo
hasta que el sol fundió la cera de sus alas
y el mar recibió su último latido.
Fue demasiado tarde para rectificar
de su terrible error.
En el aire quedaron todas sus ilusiones:
la ambición de ser diferente,
llegar a lo más alto,
saber más que su padre.
Desapareció bajo las aguas del océano
la imprudencia del joven
que retó a las leyes del cosmos
para buscar la cuna
donde habita el origen de la felicidad.
Y aunque su loca luz acabó siendo
semejante a la noche eterna,
perduran sus secuelas en los hombres
como fatales formas de atenuar
los gravámenes de la muerte
y la impostura del silencio.



OTRA REALIDAD
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)