domingo, 3 de septiembre de 2017

LO DESCONOCIDO





LO DESCONOCIDO

Los Surcos de Anatolia
poseen el misterio de lo desconocido
en cada una de las figuras
labradas en la piel de la tierra.
Nos abruma pensar
que alguien los diseñó desde el espacio
en el valle de Frigia,
y que vehículos no humanos
marcaron las piedras volcánicas
con un mensaje permanente.
Queremos saber cuáles fueron las intenciones
de sus desconocidos creadores
hace trece millones de años:
si son una señal o una advertencia
de que nunca estuvimos solos.

Cada mañana, cuando nace el sol,
la luz asalta el lado oscuro
de la realidad
y de los pensamientos,
pero no aclara los enigmas
que habitan el pasado.
Nuestras dudas se agrandan como sombras
o esperpentos de la conciencia,
se alejan en el firmamento
hasta el lugar siniestro de los astros
donde no llegará nunca nuestra verdad.

Estamos condenados a sufrir la tristeza
que provoca en la mente
lo no determinado por la lógica
con la que serenamos nuestra insignificancia.
Casi todas las cosas que vemos o intuimos
pueden ser diferentes,
cambiar de perspectiva tras el alba,
cuando, sin previo aviso,
las piquetas del sol
socaven la ignorancia
para que aflore otra realidad.


OTRA REALIDAD
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)