miércoles, 25 de mayo de 2016

JUEGO DE ESPEJOS







Cierro los ojos: veo un niño agazapado
detrás de una ventana
que mira hacia un corral cercado con espinos.
Está muy atento al juego de las aves.
Los gorriones saltan de rama en rama
entre la sombra de los jinjoleros,
bajan al suelo en busca de nutrientes,
picotean la tierra y las tinajas rotas.
Las aves le observan con ternura.
Abro los ojos:
es la imagen de un niño solitario,
un pobre maltratado por la suerte
que proyecta el futuro de sus sueños
sobre las alas de los pájaros.
Entorno la mirada:
el pasado y el presente se solapan
como un juego de espejos
entre realidad y poesía.
La ternura es ahora voz de otra ave,
en tan solo un momento
toda una vida les separa.
Hoy el niño tiene alas de pájaro,
sus miradas son versos de aire
que surcan el ciberespacio
sobre vidrios de bytes.



(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)


domingo, 22 de mayo de 2016

NOCHE DE LOS MUSEOS EN LORCA






La cultura debe ser un bien accesible para todos. La iniciativa de LA NOCHE DE LOS MUSEOS permite que muchos se acerquen a la historia, a la arqueología, a la arquitectura, a la literatura… Es una oportunidad para dejarse llevar por las conversaciones que derivan en el recuerdo de las tradiciones y emocionarse pensando en las vidas que han pasado junto a los objetos, los edificios y las obras de arte. También es una excusa perfecta para después cenar en una terraza escuchando a una orquesta o viendo las actuaciones teatralizadas de personajes de la historia o la literatura, y presentir la cercanía de los auténticos valores creativos de la humanidad.
Iniciativas como ésta, deben repetirse a lo largo del año porque también son una oportunidad económica para la ciudad. Pero quiero ir más lejos, Lorca necesita la elaboración y puesta en marcha de un PLAN ESTRATÉGICO (LORCA CULTURAL) a largo plazo, en el que se impliquen todas las asociaciones culturales y todas aquellas personas que quieran aportar algo interesante para convertir a Lorca en un referente cultural de la región, algo que repercutiría positivamente en la economía local. Desde la ASOCIACIÓN CULTURAL Y DEPORTIVA STEVIA vamos a impulsar esta idea.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz ©


  

domingo, 15 de mayo de 2016

HACIA UNA LUZ







Hoy leo en las páginas
donde guardo memoria de todo lo aprendido
un verso de Jorge Guillén:
hacia una luz mis penas se consumen.
Intuyo que sugiere
cómo dejar atrás la adversidad.
Busco el camino de la luz
y escribo mi propuesta de futuro
en cada nueva estrofa.
Hablo de comprensión, de respeto, de lucha,
de valores humanos…
Me aproximo a la magia de las cosas sencillas
y al misterio interior de esos conceptos
que llenan de esperanza a los desamparados,
a los seres humildes
que viven más por dentro que por fuera.
Juego con las palabras
e intento parecerme a los que son felices
construyendo en su alma
la casa de los sueños.



(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)


lunes, 9 de mayo de 2016

RETRATO







Sobre un papel esbozo algunas pinceladas
con el color esquivo de la sangre.
Intento dibujar las facciones del hombre
que habita este poema. Tiene el rostro
que un iluso dejaría sobre un soporte blanco.
Es un hijo casual de la pobreza.
víctima del dolor,
carne de la miseria,
pero es alguien que quiere convertir
todo lo negativo en la belleza
de un misterio inasible.
Su figura parece el bosquejo de un árbol
perdido entre los grises
del color que cubrió la Península Ibérica
durante cuarenta años.
Es una nueva rama, brote verde
de un tronco ya caído,
un ser hecho a sí mismo,
un silbo permanente,
un pobre soñador preso por la tragedia
que marcó su carácter.
Y también es un trazo coherente
que refleja su vida en el papel
antes de ser más tierra,
más humo, más ceniza:
la certeza rotunda de la nada.



(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)





sábado, 7 de mayo de 2016

PEAJE A LA INOCENCIA







No puedo concretar todos los rasgos
con los que va creciendo el personaje
que fluye por las páginas del libro
y busco semejanzas en las voces
de los que han escrito las palabras del tiempo.
Tengo de referencia otro hombre conocido,
alguien que un día tuvo un libro entre las manos
mientras la luz posaba su fulgor
sobre las hojas de una fresca higuera.
Recubro sus perfiles con los ocres
que tiñeron la tierra de pobreza
en el siglo pasado. Le comprendo.
Camino por la tierra que respira
entre almendros y olivos
creando la metáfora de un ave luchadora
y pago el peaje a la inocencia
con monedas del césar de la realidad.
Aunque lo sufro en mis propias carnes,
nada me diferencia
del color desvalido de las sombras
y el brillo creador de la naturaleza.
La verdad sobrevive a cualquier duda
que nazca de la tierra del silencio,
del miedo y la tristeza. Bien lo sé.



(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)



CON LOS PIES EN LA TIERRA







Me esfuerzo en hallar lo no visible,
la semblanza real de lo inefable
que se oculta tras cada sentimiento.
Busco dentro de mí la dirección
de los pasos que han de seguir mis palabras.
El canto del silencio
se refleja en mi voz cuando describo
el rostro de mi lucha
entre la inmensidad de nuestro cosmos.
Pero a pesar de mi insignificancia,
seguiré escribiendo mientras pueda
eludir la gangrena de la muerte.
Mantengo los pies sobre el suelo de mi casa,
el hogar que he fraguado con esfuerzo y amor.
Desde aquí, alzo la vista hacia el cielo
para que cuando de mí nada quede
alguien pueda intuir
el camino que deje mi mirada.



(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)


lunes, 2 de mayo de 2016

LA PARTIDA





Dispongo un tablero de esperanzas
sobre el que voy sirviendo
cartas blancas y negras con el dorso marcado
para disputar contra mi destino
una partida a vida o muerte.
Sobre cada casilla deposito
algunas palabras que conozco.
Sigo buscando verbos, adjetivos,
construcciones aisladas que me ayuden
a comprender el alma escéptica de los conceptos,
las voces que la luz de la conciencia
acerca a la razón de mi ajetreada vida.
Recupero miradas al entorno
que me vio levantarme mal herido
para buscar mi propia salvación.
Soy una saeta contra el viento
que porta tres grabados:
un hombre humilde,
un gesto generoso,
el paisaje de un alma luchadora.
Pero nunca sabré el momento preciso
en que esa partida
será aplazada eternamente.



(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)


LA FORTALEZA






Hoy recuerdo el olor a cereal
como el aroma primigenio
que alimentó de dicha mis sentidos.
Lo intento completar
con la grata presencia de recuerdos
que el capricho del tiempo recupera
con trasfondo de sueños y costumbre:
los caminos de hormigas, la madera del trillo,
el pajar y la pala de aventar
el grano que peinaba el aire.
También los destellos de la suerte
que a veces permitían descubrir caracoles
puliendo con sus brillos los rastrojos.
Las vivencias esplenden pulpa de oro
sobre la abyecta forma de la infancia,
son nuestra fortaleza,
el lugar al que regresamos
cuando se nos escapa la angustia
por las negras rejillas
de las cloacas del mundo.



(La intimidad del pardillo)
Todos los derechos reservados
Mariano Valverde Ruiz (c)